Aceite de rosa mosqueta: Descubre sus beneficios

Los extractos naturales de plantas no son elementos que se utilicen desde hace poco en dermocosmética, sino que algunos llevan empleándose siglos. Un ejemplo es el aceite de rosa mosqueta.

Desde Esylma nos preocupamos por la salud y la belleza de vuestra piel, por eso, hoy os hablaremos de las propiedades de la rosa mosqueta, sus beneficios para la piel y cómo se emplea este aceite.

Origen y propiedades de la rosa mosqueta

La rosa mosqueta (Rosa rubiginosa) es una planta originaria de Europa central (sobre todo de Polonia y Hungría), pero también se halla en Rusia, África y la India.

Se introdujo en la conquista en Chile y actualmente este país es el principal productor.

El reconocimiento del aceite de rosa mosqueta, extraído de sus semillas, es debido a su alto porcentaje en ácidos grasos esenciales, taninos, flavonoides, betacarotenos y vitaminas C y A.

Gracias a ello, sus usos son los siguientes:

Prevención y corrección del fotoenvejecimiento

La rosa mosqueta, gracias a sus antioxidantes y vitamina A ayuda a la piel a combatir los efectos de las radiaciones solares, como la queratosis (manchas) o las arrugas superficiales.

Epitelizante o regeneradora de la piel

Sus ácidos grasos (como el omega-3, el omega-6 y el linoleico) mejoran la generación de las membranas celulares, los mecanismos de defensa, el mantenimiento y la regeneración celular.

Es por ello que es un producto con grandes propiedades cicatrizantes y regeneradoras, ya que mejora la apariencia de manchas, estrías y cicatrices. Esto es gracias a su alto contenido en vitamina C, que estimula la síntesis de colágeno.

Hidratante y nutritivo

Los ácidos grasos también son importantes para la elasticidad y la hidratación cutánea. Son fundamentales en las membranas celulares, mejorando la estabilidad y la función de la función de barrera de la piel. La permeabilización y la reparan.

Reafirmante

Además de mejorar la salud y el aspecto de las capas superficiales de la piel, el aceite de rosa mosqueta también revitaliza la capa profunda. En ella, se producen el colágeno, el ácido hialurónico y la elastina, muy valiosos para la firmeza y elasticidad de la piel.  La aparición de arrugas y la pérdida de volumen facial son signos claros de envejecimiento cutáneo, por lo que la rosa mosqueta ayuda a rellenar y tersar la piel.

¿Cómo se debe utilizar el aceite de rosa mosqueta?

El aceite de rosa mosqueta puede encontrarse en múltiples formatos. De cualquier modo, los pasos para utilizarlo son los siguientes:

  1. Limpiar y secar bien la piel.
  2. Aplicar las gotas sobre ella y masajearla con movimientos circulares hasta su absorción total.
  3. Repetir esta rutina a diario, por la noche. No es recomendable en pieles grasas o con acné.

El aceite de rosa mosqueta de Esylma

En Esylma contamos con aceite de rosa mosqueta compuesto por ingredientes 100% naturales, con todas las propiedades anteriormente mencionadas y en un cómodo formato gotero. Además, podéis encontrar una amplia gama de productos que mimarán vuestra piel.

​​Ahora ya sabéis más acerca del aceite de rosa mosqueta y sus beneficios. Si precisáis más información, os invitamos a conocer nuestro universo Rostro.