Regenerar la piel de la cara: ¿Cómo hacerlo?

La piel se enfrenta a muchas amenazas durante el día, y por la noche, aprovecha la falta de ellas y el descanso para trabajar en la renovación celular. El envejecimiento y nuestros hábitos de vida pueden influir en que la piel se vea menos bonita y saludable y que le cueste más regenerarse.

Desde Esylma nos preocupamos por vuestra piel, por ello, os contamos cómo se da el proceso de renovación celular y cómo podemos hacer para regenerar la piel de la cara.

¿Cómo es el proceso de renovación celular de la piel?

Las nuevas células cutáneas se forman en la capa basal, la más profunda (hipodermis) y tardan en llegar a la superficie aproximadamente de 28 días a 6 semanas. A medida que envejecemos esto se ralentiza y la piel, al no poder eliminar las células muertas y generar nuevas, presenta menos protección y tiene peor aspecto.

La renovación de la piel se da por las noches. Un motivo importante es porque se libera la denominada hormona del crecimiento, que contribuye a la cicatrización, la renovación celular y la mejora de la circulación sanguínea.

¿Cómo podemos contribuir a regenerar la piel de la cara?

La piel no únicamente se ve afectada por amenazas externas, sino que también puede no recibir lo que precisa para verse sana y bonita, como por ejemplo, ciertos nutrientes. Para ayudarle a regenerarse, podemos introducir buenos hábitos y cuidados internos y externos como:

Cuidados internos

  • Tener suficientes horas de sueño y sueño de calidad: Fundamental para que la piel siga su proceso de renovación natural.
  • Seguir una buena alimentación e hidratación: Aportar antioxidantes y vitaminas (como la A, C y E), hará que la piel reciba los nutrientes necesarios para mantenerse bien. Por otra parte, el agua la hidrata y ayuda a la eliminación de toxinas.
  • Realizar ejercicio físico moderado y regular: Mediante la actividad física se liberan endorfinas y se mejora el flujo sanguíneo, que aporta nutrientes y oxigena la piel.
  • Evitar hábitos dañinos como el tabaquismo: Además de sus sustancias volátiles que afectan a la piel, el tabaco también destruye el colágeno y afecta a la circulación sanguínea.

Cuidados externos

Además de aportar a nuestra piel buenos cuidados desde dentro, también podemos cuidarla desde fuera con una buena rutina basa en los siguientes pasos:

  • Exfoliación: Eliminar las células muertas, al menos una vez a la semana, para alisar, suavizar y dar un aspecto luminoso y uniforme a la piel.
  • Limpieza: Llevarla a cabo por la mañana y por la noche, con productos efectivos pero respetuosos, como la leche limpiadora o el agua micelar.
  • Tonificación: Realizarla para cerrar los poros y refrescar.
  • Hidratación: Para aportar agua y nutrientes a la piel y así mejorar su estado y renovación.

La rosa mosqueta para la regeneración de la piel

Podemos impulsar y promover la regeneración cutánea con buenos hábitos y una buena rutina de cuidado facial. Y en esta última, un aliado es el aceite de rosa mosqueta.

La rosa mosqueta hidrata y nutre en profundidad y atenúa arrugas, estrías y cicatrices gracias a la vitamina C que estimula la producción de colágeno.

Además, gracias a sus antioxidantes protege de la oxidación, que genera envejecimiento prematuro.

En Esylma contamos con este aceite, compuesto por ingredientes 100% naturales, antioxidante y nutritivo, así como con una amplia gama de productos que mimarán tu piel.

​​Ahora ya sabéis más acerca de cómo regenerar la piel de la cara. Si precisáis más información, os invitamos a conocer nuestro universo Rostro.