Cómo usar un mousse de ducha

Relajarse en la ducha no siempre es sinónimo de desconexión. A veces es complicado dejar de pensar mientras estamos sumergidos en el agua. Sin embargo, existen algunos trucos para convertir la ducha en un espacio de bienestar.

Un primer truco es tener claro cuándo es mejor ducharse. Otro es apostar por los productos para tu bienestar, entre ellos nuestros mousses de ducha con efecto relajante para dejar una sensación fresca y limpia en la piel.

¿Cómo preparar una ducha relajante en casa?

Las duchas relajantes consiguen conectar tu cuerpo y mente, dejar atrás el estrés, canalizar los nervios y liberar tensiones. Es una forma de poner fin a los días agotadores y hacer flotar las preocupaciones.

Estas son las claves para preparar una ducha relajante en condiciones y convertir tu casa en un pequeño e íntimo spa:

Prepara una iluminación cálida

Crea una atmósfera de relajación, especialmente a partir de la tarde, encendiendo velas o una luz tenue. Esta es una buena opción para convertir tu ducha en un oasis privado.

Inciensos relajantes

Los inciensos más utilizados para la ducha son los de lavanda, violeta y sándalo. Enciende uno y cierra la puerta para atraer buenas vibraciones y potenciar la concentración.

Alterna agua caliente y fría

La temperatura sí importa. Antes de salir de la ducha, alterna chorros de agua caliente y fría y concéntrate en la sensación del agua recorriendo de tu piel. El objetivo es mejorar la circulación de la sangre, tonificar la piel y recuperar energía. ¡La experiencia pasa a otro nivel!

Aplica masajes suaves

Por un lado, practica movimientos circularse en los pies para relajar los músculos y aliviar tensiones acumuladas. Por otro lado, masajea el cuello para sentir alivio y, por último, masajea tu cuero cabello con las yemas de los dedos.

Escucha música de fondo

Crear un ambiente especial con música no es una cura por sí sola, pero influye positivamente en nuestro estado de ánimo. De hecho, evoca experiencias y nos traslada al lugar que queremos estar. ¡Dale al play a nuestra playlist relajante de Spotify! La hemos preparado para entrar en lo más profundo de tu bienestar.

Ejercicios de respiración

Levanta los brazos, inhala, y exhala al bajarlos. Hacer este ejercicio en la ducha sirve para recuperar la armonía.

Desconecta tus dispositivos móviles

Poner el modo avión sin estar en el avión tiene ventajas. ¡Aléjate de las notificaciones! El mundo seguirá girando mientras te desintoxicas de tanta tecnología.

Elige bien los productos para tu higiene corporal

En Esylma contamos con mousses de ducha para limpiar y mimar la piel, y disfrutar de una agradable experiencia sensorial.

Toma un té o infusión

Al terminar la sesión de spa, toma un té o infusión reconfortante y reconecta con todos tus sentidos.

La ducha no solo es un método para el cuidado, sino también para disfrutar de un momento de evasión. ¡Sigue todos estos consejos y convierte la ducha en el nuevo yoga!

Pasos para usar un mousse de ducha correctamente

A continuación, te explicamos cómo usar un mousse de ducha para potenciar aún más los efectos de la ducha relajante y conseguir una piel limpia, hidratada y perfumada:

  1. Dosifica una pequeña cantidad de gel en la mano.
  2. Aplicar la espuma de ducha sobre la piel previamente humedecida.
  3. Al entrar en contacto con el agua, el gel se convierte en mousse.
  4. Realiza un suave masaje.
  5. Aclara con abundante agua.

Desde Esylma te invitamos a descubrir un mundo lleno de sensaciones con nuestras dos mousses de ducha. ¡Déjate envolver por sus aromas y transforma la ducha en un momento de placer!