Fototipos de piel: Consejos para cuidarte

En otro artículo ya explicamos las necesidades específicas para cada tipo de piel: normal, grasa, seca o mixta. Por ello, hoy te hablaremos de los diferentes fototipos de piel y daremos algunos consejos para cuidar tu piel en verano.

¿Qué fototipos de piel hay?

Los fototipos hacen referencia a la capacidad que tiene la piel para asimilar la radiación solar.

Los criterios para determinar los fototipos de piel son:

  • Color de la piel.
  • Tipo de bronceado que desarrolla cada piel.
  • Pigmento del cabello. La melanina es el pigmento natural que da color a la piel, ojos y cabello. Hay dos tipos de melanina: la femelanina (en pieles oscuras) y la eumelanina (en personas pelirrojas).
  • Frecuencia en la que aparecen las quemaduras del sol.

En el año 1975, el dermatólogo Thomas Fitzpatrick clasificó las pieles en 6 tipos de fototipos, ordenados del 0 al VI. Cuanto mayor es este número, más cantidad de melanina genera la piel.

Fototipo 0

Es el menos común y lo encontramos en las personas albinas. Estas tienen la piel muy blanca, el cabello de color blanco o de un amarillo pálido, y el iris blanco o rosado.

Debido a un problema genético, las personas con albinismo no pueden sintetizar melanina. Además, casi nunca se broncean, ya que la exposición solar puede ocasionarles quemaduras solares.

Fototipo I

Corresponde a las personas pelirrojas, es decir, de cabello rojo o anaranjado y de piel lechosa, es decir, muy clara y delicada. Normalmente, tienen los ojos claros (verdes o azules) y muchas pecas.

Este fototipo se quema con facilidad, por lo que debe extremar sus cuidados al tomar el sol.

Fototipo II

En general, son aquellas personas con los ojos azules o castaños, el pelo rubio y con bastantes pecas.

También son sensibles a la luz solar, es decir, se queman con facilidad. Aunque pueden broncearse ligeramente, deben utilizar una protección solar muy alta.

Fototipo III

En ella entrarían las personas con el cabello de color castaño claro, ojos verdes o de color café, pieles intermedias y pocas pecas. Es el más común en el centro de Europa.

Este grupo no suele tener problemas al broncearse en verano. De hecho, sólo se queman al tomar el sol durante más tiempo del recomendado o al olvidarse la protección solar.

Fototipo IV

Corresponde a las personas con el cabello castaño oscuro, ojos marrones, la piel morena y sin pecas.

Tampoco tienen problemas al broncearse, siempre y cuando utilicen una protección normal y no excedan el tiempo recomendado.

Fototipo V

Son aquellas personas con la piel y ojos oscuros, así como el pelo de color negro.

Se broncean con facilidad y no suelen quemarse. Aún así, también deben utilizar protector solar.

Fototipo VI

Son las personas de raza negra, es decir, con la piel, cabello y ojos muy oscuros.

Aunque no suelen quemarse, las pieles oscuras también necesitan cuidados especiales frente al sol.

Consejos para cuidarte en verano según tu fototipo

El mejor consejo para cuidarte en verano es tener una rutina de cuidados básica: limpieza, hidratación y fotoprotección. Pero si quieres un paso más, pásate a una rutina más avanzada.

Veamos qué tipo de factor de protección solar (FPS) es más adecuado según tu fototipo:

  • Fototipo I y II. Se recomienda un FPS de 50 o más.
  • Fototipo III. Se recomienda un FPS de entre 30 y 50.
  • Fototipo IV. Se recomienda un FPS de entre 15 y 20.
  • Fototipo V. Se recomienda un FPS de 10.
  • Fototipo VI. Se requiere una protección mínima.

En Esylma cuidamos de tu salud y de tu piel. Si precisas más información, conoce nuestro universo Rostro.