cuándo es mejor ducharse

¿Cuándo es mejor ducharse?

Como todo, el mejor momento para ducharse genera diversidad de preferencias y argumentos. Mientras que hay gente que prefiere hacerlo por la mañana, otra prefiere hacerlo por la noche. Pero, en lo que a salud cutánea se refiere, ¿cuándo es mejor ducharse?

Desde Esylma nos preocupamos por la belleza, el bienestar y la salud de vuestra piel. Hoy os contamos qué diferencias existen entre ducharnos a una u otra hora y cómo cuidar nuestra piel.

¿Cuándo es mejor ducharse?

Como hemos comentado, algunas personas prefieren ducharse por la mañana para eliminar posibles restos de sudoración nocturna y despertarse y revitalizarse. Por otro lado, los partidarios de ducharse al llegar a casa o por la noche, defienden que no solo les relaja, sino que así se elimina la suciedad acumulada durante el día (sudor, contaminación etc.).

Si de salud de la piel hablamos, la razón la tienen los partidarios de las duchas nocturnas. Esto es debido a que de este modo se libera a la piel de suciedad y bacterias patógenas que pueden afectar a la microbiota natural de la piel, una barrera protectora formada por bacterias simbióticas.

Cabe destacar que por la noche nuestra piel sufre una proliferación celular, es decir, una regeneración, por lo que si dejamos bacterias patógenas en la piel estas pueden reproducirse por la noche y disminuir la microbiota.

Además, al contrario de lo que se cree por la noche no sudamos tanto, por lo que por la mañana en el caso de necesitarlo, solamente deberíamos lavarnos las manos, cara y pliegues o ducharnos con agua únicamente.

Finalmente, otro factor que aboga por las duchas nocturnas es que al llegar a casa, y generalmente no volver a salir, no se dan cambios de temperatura que pueden afectar a la piel.

Consideraciones a tener en cuenta para cuidar la piel a la hora de la ducha

Más allá de hacerlo por la mañana o por la noche, si hay algo en que todos los dermatólogos coinciden es en no ducharse más de dos veces al día. Esto es debido a que al ducharnos más de una vez eliminamos la capa grasa de la piel, ni dejamos a la microbiota reconstruirse para protegerla.

Otras consideraciones importantes para un buen cuidado de la piel durante la ducha son las siguientes:

  • Optar por agua tibia frente al agua caliente, que puede dañar la piel.
  • Antes de salir de la ducha, exponer la piel a agua fría, ya que ésta ralentiza el metabolismo bacteriano.
  • Utilizar geles de baño con pH neutro y propiedades beneficiosas para la piel.

En referencia a este último punto, en Esylma contamos con los mousses de ducha de flor de té y de flor de cerezo. Con ellos no únicamente limpiaréis e hidrataréis vuestra piel, sino que disfrutaréis de una gran experiencia para vuestros sentidos gracias a sus aromas y su suave espuma con efecto relajante.

​​Ahora ya sabéis más sobre cuándo es mejor ducharse y qué tener en cuenta para cuidar de la piel. Si precisáis más información, os invitamos a conocer nuestro universo Higiene corporal.