Flor de cerezo y flor de té para cuidar tu piel

Las flores estimulan los cinco sentidos. Su aroma genera frescura; sus colores imprimen ambientes únicos; su sabor da elegancia a los platos más exquisitos; sus texturas nos acarician; y su tranquilidad nos relaja.

Por ello, hoy hablamos de los beneficios de dos tipos de flores: la flor de cerezo y la flor de té. ¡A descubrir un nuevo mundo de sensaciones!

Los beneficios de la flor de cerezo para la piel

La flor de cerezo, conocida como «sakura» en japonés, marca algo más que el comienzo de la primavera: es el símbolo del renacer de la naturaleza y la pureza, el germen de algo bueno por venir. En Japón es tan importante que, incluso, hay un festival en su honor, el Hanami, donde se reúnen familia y amigos en los parques y hacen picnics para celebrar la aparición de la flor de cerezo.

Aunque es efímera -sale en primavera y desaparece cuando el árbol empieza a dar sus frutos-, hay quien dice que ver caer los pétalos del cerezo en flor trae paz interior. Sin duda alegra la vista y el alma.

Igual que su fruto, la flor del cerezo también tiene beneficios para cuidar la piel:

  • Su capacidad cicatrizante ayuda a calmar la piel lastimada o enrojecida.
  • Ayuda a combatir el acné y otro tipo de imperfecciones.
  • Nutre y protege la piel del estrés oxidativo.
  • Contrasta los efectos del paso del tiempo gracias a sus propiedades antienvejecimiento.
  • Es diurética y elimina toxinas. Por ejemplo, la infusión de flor de cerezo ayuda a combatir la retención de líquidos gracias a su alto contenido en flavonoides y taninos.

La naturaleza nos ofrece tesoros para mantener la piel sana. Por ello, en Esylma contamos con el Mousse de ducha flor de cereza, como un ingrediente exclusivo de primera categoría.

La flor de té para el cuidado de la piel

En la antigüedad, los emperadores concedían la flor de té como un valioso premio a los que creían dignos de merecerlas. Hoy en día, su valor sigue sin marchitarse. Por ejemplo, la flor de té verde se vincula a la esperanza y a la vida.

Estos sus principales beneficios para cuidar la piel:

  • Es un tónico natural para conseguir una buena limpieza de la piel y libre de impurezas.
  • Es útil para tratar el acné, las espinillas y el eccema. Esto se debe a su poder antioxidante y antibacteriano.
  • Protege la piel del estrés oxidativo.
  • Rejuvenece las células de la piel. Este ingrediente ayuda a retrasar la aparición de arrugas.
  • Es diurética. Se utiliza para tratar la obesidad o evitar la retención de líquidos.

Las flores de té adquieren belleza en el agua. Pero más allá de las infusiones, también existen productos de cosmética que cuentan con esta joya vegetal para conseguir una piel limpia, hidratada y perfumada. Este es el caso de nuestro Mousse de ducha flor fresca de té. ¡No te lo pierdas!

Además de la flor de cerezo o la flor de té, el reino vegetal tiene otros aliados a la hora de cuidar la piel y mantenerla hidratada. Las flores no solo tienen una función decorativa, sino que también son la esencia de muchos productos de cosmética por sus beneficios para el cuerpo y la piel. Desde Esylma os animamos a probar nuestros mousses de ducha. ¡A sacar el mayor partido de los beneficios que nos da el planeta tierra!