Rutina facial: ¿Qué orden seguir?

El orden sí que altera el producto. La rutina facial puede ser muy básica, con 3 simples pasos: limpieza, hidratación y protección solar. Pero, ¿y qué orden sigue la rutina facial avanzada?

Desde Esylma nos preocupamos por la salud y la belleza de tu piel, por eso, hoy te explicaremos qué orden seguir para tener una rutina facial efectiva. ¡No dejes la salud de tu piel al azar!

¿Por qué es importante tener una rutina facial?

El principal secreto de belleza es cuidar y mimar la piel. La piel sana es el alfa y el omega del cuidado. Para ello, es importante invertir en dos aspectos generales: el cuerpo y el rostro.

Los «beauty addict» lo tienen claro: combinar alimentos es importante, al igual que combinar productos para la piel. En realidad, la clave para potenciar los productos de tu rutina facial no es incluir aún más productos, sino hacerlo en el momento indicado. No existe una rutina facial perfecta, sino un orden correcto.

Cada persona tiene una piel distinta, pero existen unos pasos para una rutina facial efectiva para todo el mundo. ¡Sigue leyendo y mostrarás tu mejor cara día tras día!

Pasos para una rutina facial efectiva

Esta es la regla de oro para una rutina «skincare» efectiva: aplica primero los productos con texturas menos densas. Si empiezas por los productos más densos y aceitosos, la piel no podrá absorber más cantidad de disoluciones, es decir, se creará una barrerá que impedirá la penetración de otros productos. Además de respetar las texturas, hay otra norma: respetar su función.

Por un lado, este es el orden para una rutina facial básica:

  1. Limpieza facial. Es el primer paso universal. No sólo se trata de lavar la cara con agua y jabón. Los productos estrella para deshacerte de todas las impurezas (polución, sudor, entre otros) tienen una textura más acuosa. Los más conocidos son la leche limpiadora o el agua micelar.
  2. Crema hidratante. Son fórmulas mucho más densas. ¡Es el básico de los básicos!
  3. Protector solar. Es siempre el último paso. Es un gesto sencillo, pero esencial. ¡No te lo saltes!

Por otro lado, veamos los pasos para una rutina avanzada:

  1. Limpieza facial. Como extra, utiliza también un mousse de ducha y deja la piel como la seda.
  2. Exfoliación. Este paso no es diario, sino que se aconseja entre 1 y 3 veces por semana, en función del tipo de piel. El exfoliante (mecánico o químico) sirve para eliminar las células muertas de la piel.
  3. Tónico. Ayuda a equilibrar el pH de la piel y a prepararla para recibir otros productos.
  4. Sérum o ampolla. Penetra en la piel con más facilidad que la crema hidratante, gracias a su fórmula ligera y a una mayor concentración de principios activos.  
  5. Contorno de ojos. La piel alrededor de los ojos es mucho más delicada. Otra opción es el contorno de labios.
  6. Crema hidratante. Iluminadores, revitalizantes, reafirmante… Antes de escogerla, ten en cuenta tu tipo de piel.
  7. Aceite facial. Desde Esylma recomendamos el aceite de rosa mosqueta. ¡Altérnalo siempre con una buena protección solar!

¿Te quedas con la versión minimalista o con la de nivel experto? Tanto si optas por una rutina más sencilla como si quieres una sesión completa de mimos, el último paso es guardar esta lista. ¡Así podrás consultarla en caso de dudas!

Ahora ya sabes qué orden seguir para una rutina facial efectiva. ¡Reordena tu rutina de belleza y nota la diferencia!