Primavera y emociones: ¿Qué relación existe?

La primavera se hace notar. La naturaleza despierta en todo su esplendor: días largos, destellos de luz, bandas sonoras de pájaros, temperaturas in crescendo, estallidos de flores, nuevos colores, olores y texturas. Estas son las primeras señales.

Sin embargo, la primavera también altera las emociones. La vida brota a nuestro alrededor, pero también en nuestro interior. Por ello, hoy te explicaremos los estados de ánimo que podemos experimentar en esta época del año.

¿Por qué nos afectan las estaciones?

Las personas tenemos estaciones por dentro. Y aunque las estaciones del año no son las únicas responsables en mudar nuestras emociones, influyen en el proceso.

En otoño

La melancolía es la sensación más habitual en otoño. Esto se debe, principalmente, a la disminución de horas de luz solar, las lluvias que impregnan todo de nuevos aromas, el reflejo de tonos cálidos -cielos rojizos-, y las hojas caídas de los árboles.

En invierno

En la estación más fría del año se hace de noche más temprano y los días se acortan. Como consecuencia, en invierno algunas personas pueden experimentar cambios de humor, ansiedad, desánimo, irritabilidad, atracones de comida, hipersomnia (dormir más de lo habitual), entre otros.

En verano

Debido a la exposición del sol, en verano las energías se activan. Los rayos solares estimulan la secreción de dopamina y serotonina, las hormonas de la felicidad. Aunque todo es relativo, esta suele ser una época de alegría renovada, crecimiento y compasión hacia el entorno.

En primavera

¿Qué relación existe entre la primavera y las emociones? En la estación primaveral las emociones están más vivas que nunca. El motivo es el aumento de temperaturas y horas de sol. También tiene una explicación hormonal, ya que se liberan serotonina, dopamina, oxitocina o noradrenalina, que son hormonas relacionadas con la felicidad, placer, estado de ánimo y alivio de estrés.

Existen dos tipos de cambios a nivel anímico en primavera:

  • Aumento del estado de ánimo: más vitalidad, positividad y alegría. Es ver la vida de otro color, hacer más planes fuera de casa y relacionarse con otras personas.
  • La astenia primaveral, que afecta a la secreción de melatonina (la hormona que produce el sueño), y puede ocasionar cansancio, menos energía, soledad, tristeza, o incluso, falta de memoria y dolor de cabeza. De todas formas, suele durar solo un par de semanas.

¿Cómo recuperar el equilibrio en primavera?

Las emociones en primavera (y el resto de estaciones) pueden ser muy distintas para cada persona. Saber gestionarlas es básico para recuperar el equilibrio.

Veamos algunos consejos para conseguirlo:

  • Ten una rutina de sueño. Descansa correctamente para promover la regeneración celular de la piel.
  • Hidrátate bien. Cuando la piel está hidratada es más flexible y resistente, y de aspecto más brillante.
  • Come productos de temporada, así como frutas, ya que son fuente de energía. La alimentación es fundamental para la salud general, incluida la de nuestra piel.
  • Haz caminatas al aire libre para despejar la mente y conectar con la naturaleza.
  • Aprovecha las horas de luz. ¡Sí a la vitamina D!
  • Haz una lista de «ilusiones de primavera».
  • Controla los pensamientos negativos con el yoga y la meditación.
  • Transforma tu hogar en un lugar acogedor.
  • Regálate un baño relajante con nuestras mousses de ducha. ¡Despiertan un mar de nuevas sensaciones y fragancias!
  • Ponte música relajante. ¿Ya has escuchado nuestra playlist?

Es importante hacer todos estos cambios poco a poco. Aprender a dosificar las energías es un paso importante en primavera.

​​Ahora ya sabes más acerca la primavera y las emociones. Si precisas más información, te invitamos a conocer nuestro universo Alma.